Todos tenemos el deber de defender la tribuna, la prensa y la organización proletaria.
 
JC Mariategui.

DISCURSO DEL GERONIMO LOPEZ SEVILLANO, SG DE LA CGTP

EN EL 88 ANIVERSARIO DE SU FUNDACION HISTORICA

Lima, 17 de Mayo 2017

 

Estimados invitados a esta conmemoración

Estimados compañeros y compañeras

 

Es para mí, muy grato poder dirigirme a ustedes en esta importante fecha. Hace 88 años, los trabajadores peruanos guiados por José Carlos Mariátegui decidieron conformar un instrumento de lucha gremial desde una perspectiva de clase. La Confederación General de Trabajadores del Perú -CGTP- fue el resultado del esfuerzo conjunto de cientos de trabajadores y sindicatos que entendieron la necesidad de construir la unidad de acción para enfrentar los retos y problemas de la lucha de clases.

 

En 1929, la situación de los trabajadores era mucho más difícil que en la actualidad. Casi no existía legislación laboral y los pocos sindicatos que operaban estaban desarticulados y no tenían una línea sindical clara.

 

Allí destaca la labor de José Carlos Mariátegui, que desde su visión marxista entendió la importancia de dicho análisis teórico y llevar a la práctica la fundación histórica de la CGTP y aplicar los principios y propuestas marxistas a la compleja realidad peruana. El Amauta Mariátegui es el intelectual que busca articularse con el movimiento social. Así, desde la revista Amauta y luego desde el periódico Labor va a desarrollar una tarea de debate, discusión y articulación de la clase obrera, de los trabajadores en general, de los braceros de las haciendas de la costa, los mineros de la sierra y de los campesinos o de “la oprimida raza indígena” conforme, él denominaba.

 

Mariátegui es el modelo de intelectual orgánico, unido a una idea y a un sujeto social. Al marxismo y la clase obrera. Su aporte es importante porque ayudo a la naciente confederación sindical a contar con un programa y una línea política clasista.

 

El movimiento obrero de inicios del Siglo XX venía con diferentes tradiciones y prácticas. Por un lado, la herencia anarcosindicalista que los hacia desconfiar de la acción política, de allí se pasaba a un sindicalismo apolítico, que era simplemente reivindicaciones económicas sin propuestas de cambio real, sin precisar la misión histórica de la clase obrera que es destruir el sistema capitalista para generar el nuevo orden socialista.

 

Los trabajadores no podemos limitarnos solamente a reclamar más salarios. Mariátegui nos enseña mediante la acción sindical clasista, que los trabajadores somos los llamados a construir un mundo nuevo, una nueva sociedad. No podemos reducir nuestra acción a las reformas, a los cambios superficiales o al diálogo social sin resultados, para ello hay que madurar la conciencia de clase y confiar en nuestro potencial de cantidad, pues somos millones de trabajadores ante un puñado de capitalistas.

 

Mariátegui nos legó el sindicalismo clasista que es la acción de principios, de conductas y comportamientos basados en valores de lealtad a la clase como la unidad, la independencia, la lucha consecuente, la democracia y solidaridad sindical. Por eso los sindicalistas clasistas luchamos no sólo por aumentos de salario, sino por la superación de lo capitalismo, por la eliminación de toda forma de explotación y por la emancipación del trabajo asalariado. Luchamos por el socialismo; por lo tanto, nuestra lucha no se queda sólo en el terreno económico, por una mejor distribución de la riqueza, sino también en el terreno político, por más poder para la clase trabajadora y en el terreno de la lucha ideológica.

 

A lo largo de su historia, la CGTP ha demostrado ser la principal herramienta de organización que tienen los trabajadores y el pueblo peruano. Nos hemos enfrentado a la oligarquía y a la derecha empresarial, a las dictaduras, desde Sánchez Cerro, Odría hasta Fujimori y en todo momento hemos luchado en defensa y por mejores derechos laborales, por igualdad, libertad y justicia social.

 

En nuestro pasado tenemos un largo acervo de mártires y maestros del proletariado. Desde los compañeros iniciales de José Carlos Mariátegui como Martínez de la Torre, Magda Portal y el inolvidable Jorge del Prado. Eran los años heroicos de la lucha contra Sánchez Cerro y la oligarquía. La CGTP es declarada ilegal y todos sus dirigentes y activistas fueron perseguidos. Muchos terminaron en la cárcel o en el destierro.

 

Pero la semilla ya había germinado. Y la idea de una central sindical que une a todas las fuerzas sindicales estaba allí. La CGTP seguía viva en el corazón y la mente de los trabajadores peruanos esperando el momento de retornar.

En 1944, se conforma la Confederación de Trabajadores del Perú (CTP) pero cae rápidamente en manos de los apristas que en convivencia con Odría desarrollan una política anti laboral, antisindical completamente amarilla.

 

La historia es clara y transparente. El aprismo desde hace décadas se constituyó en enemigo de los trabajadores clasistas. El aprismo vendió huelgas, traiciono a los sindicatos y fue aliado de la oligarquía.

 

En los años 60, una nueva generación de trabajadores y trabajadoras entienden que es necesario reconstruir la confederación de clase, mariateguista, que luche realmente por los derechos laborales con una mirada crítica y una propuesta socialista.

 

Guiados por Isidoro Gamarra, los trabajadores inician un proceso de deslinde con el sindicalismo amarillo, patronal, el denominado “sindicalismo libre” de la CTP. Para lo cual primero se conforma el Comité de Defensa y Unificación Sindical (CDUS) desde donde se desarrolla una línea de acción unitaria y clasista.

 

Esta labor rinde sus frutos pues la clase obrera reconoce a su nueva vanguardia que en 1968 se reconstituye de manera democrática y ampliamente participativa, reconstituyéndose la CGTP bajo el liderazgo de Isidoro Gamarra.

Desde entonces hemos tenido una labor incesante, acompañando las luchas de todos los trabajadores, de la ciudad y el campo, del sector público y privado y de los auto empleados. Las luchas de los mineros, de construcción civil, de los textiles, de los maestros, de los empleados bancarios y telefónicos de los jornaleros y de las diferentes industrias del país.

 

La CGTP ha enfrentado coyunturas muy difíciles en nuestra larga historia. El gobierno revolucionario de las Fuerzas Armadas fue una de ellas. Se trataba de un régimen nacionalista y reformista. En esa época, el radicalismo de la extrema izquierda llamaba a boicotear las reformas velasquistas. Sin embargo, la CGTP supo mantener la más adecuada política. Apoyamos todas las reformas que beneficiaban al pueblo y los trabajadores, como la reforma agraria, la reforma educativa y la comunidad industrial. El gobierno del General Velasco Alvarado fue sustituido por el traidor Morales Bermúdez, la CGTP lidero los paros nacionales de 1977 y 1979 retornando a la democracia mediante la participación de sindicalistas connotados como el c. Isidoro Gamarra, Jorge del Prado, Valentín Pacho en la Asamblea Constituyente, que elaboró la Constitución Política de 1979.

 

Luego, hemos luchado contra las políticas neoliberales de Belaunde y García y especialmente contra la dictadura de Fujimori. Allí destaca el legado invicto de Pedro Huilca, que fue el primero en enfrentarse claramente contra el proyecto neoliberal y dictatorial fujimorista y fue asesinado cuando ejercía su cargo de secretario general de la CGTP por la mafia fujimontesinista.

 

Pedro Huilca no ha muerto. ¡Pedro Huilca vive y sigue luchando!!

 

La CGTP ha sido fundamental en la Marcha de los Cuatro Suyos, brindando todo su apoyo para la derrota de la dictadura. La dirección de la CGTP encabezada por Juan José Gorritti y Mario Huamán supo orientar la lucha gremial para reconquistar las libertades democráticas.

 

Luego ya en democracia hemos enfrentado el continuismo neoliberal que viene desde Toledo hasta el actual gobierno. En este periodo destaca la incansable labor de Mario Huamán. Bajo su liderazgo, la CGTP ha logrado defender las conquistas y ampliar algunas de ellas como la Ley de Seguridad y Salud Laboral.

 

La CGTP tiene una deuda inmensa con el compañero Mario Huamán. La derecha empresarial, el senderismo y las fuerzas reaccionarias lo han atacado incesantemente, pero desde la gloriosa Federación de Construcción Civil ha logrado defender la negociación colectiva por rama, y enfrentar a grupos de delincuentes que ya han asesinado a 16 dirigentes de dicha federación. Por esa labor fundamental y clave: ¡¡Viva el compañero Mario Huamán!!

 

Finalmente, compañeros y compañeras, tenemos muchas tareas por delante. El actual gobierno del presidente Kuczynski nos amenaza con una reforma laboral que va a cambiar el escenario completamente. Los actuales problemas del mercado laboral ya no serán la excepción sino la norma.

 

La inestabilidad laboral absoluta mediante contratos temporales, con menos vacaciones, sin CTS ni gratificaciones. Subsidios a los empresarios para contratar a los jóvenes pero sin aumentos de sueldo. Una Ley Servir para los trabajadores de la administración pública que busca despedir trabajadores para reducir el aparato estatal y someterlo a al poder de las trasnacionales y la oligarquía.

 

La reforma laboral que promueve el ministro Alfonso Grados es un ataque frontal a los trabajadores y poner la riqueza al servicio de los intereses de la CONFIEP. Un ataque que vamos a responder con todas nuestras fuerzas, así lo analizaremos y acordaremos en nuestra Asamblea Nacional de Delegados que hemos convocado para el 17 de junio, previo encuentro con las organizaciones sociales de obreros, campesinos, mujeres, estudiantes y organizaciones políticas y forjar la unidad más amplia para luchar contra el continuismo de estas políticas neoliberales que afectan a nuestro pueblo y a nuestra soberanía.

 

La CONFIEP que es la cara visible de esta propuesta lo que quiere es la potestad completa para despedir de manera arbitraria. Es decir, los empresarios quieren tener el poder de despedir sin ninguna causa ni razón a cualquier trabajador, quieren en fin volver al trabajo precario que aumenta la pobreza para que ellos enriquezcan cada día más y eso no lo vamos a permitir. Llamamos al pueblo peruano a confiar en la CGTP y a forjar la resistencia y lucha contra el gobierno de PPK que ha estafado a los trabajadores y al país al firmar un compromiso de respeto a los derechos laborales y hoy hace lo contrario.

 

Una sociedad democrática defiende el derecho al trabajo porque éste es la base de todos los demás derechos. Es la base del ejercicio de ciudadanía. Por eso el Estado debe proteger frente al abuso que significa despedir sin razón objetiva alguna.

 

Estamos en un momento crucial de la historia del país. Todos los presidentes desde Fujimori en adelante son sospechosos de corrupción. Todos ellos: Fujimori, Toledo, García, Ollanta e incluso PPK.

 

Hay que decirlo claramente. El sistema y el régimen político está podrido. La democracia peruana está enferma. Esta situación es insostenible y requiere de un cambio radical. No basta un reacomodo. Si los trabajadores y trabajadoras junto con todo el pueblo no salimos a las calles para exigir un cambio real, un cambio de política y de personas, vamos a seguir viviendo en la corrupción y el abuso.

 

La CGTP hace un llamado a todos los ciudadanos y ciudadanas. Hacemos un llamado a las familias trabajadoras para unirse y luchar contra el régimen podrido de la corrupción y el abuso.

 

Para esto tenemos que organizarnos en nuestros sindicatos y barrios, en el campo y la ciudad. Tenemos que unir todas las fuerzas: la lucha sindical, estudiantil, feminista, ecologista, juvenil, LGTB y los derechos humanos. Todas las fuerzas unidas son la respuesta a la derecha neoliberal y corrupta.

 

Por eso, desde aquí hacemos un llamado a las fuerzas del Frente Amplio en el Congreso: ¡Basta de peleas!, ¡Basta de ataques entre compañeros y compañeras!

 

Todos somos necesarios para derrotar al neoliberalismo. Como decía Mariátegui: “somos demasiado pocos para dividirnos” Basta de enfrentarnos mientras los poderosos se ríen y celebran nuestras divisiones.

 

La CGTP pide, demanda y exige responsabilidad y seriedad en la construcción de la unidad. Queremos unidad para luchar, unidad para vencer.

 

Quiero terminar, saludando a todos los dirigentes sindicales, hombres y mujeres que en todo el país están defendiendo los derechos laborales y llevando en alto las gloriosas banderas de la CGTP.

 

Viva la CGTP

¡Vivan los trabajadores del Perú!

 

Mobile Ready

All JoomlaShine.com templates have special built-in design optimized for modern mobile devices iPhone, Android and Windows Mobile-based.

Read more

Docs

Full details about template features can be found in a comprehensive documentation package available here.

Read online

Go to Top
Template by JoomlaShine